Periodista José Antonio Vargas recuerda anécdotas de su infancia y presenta “Define American”

En una charla íntima con los estudiantes de CSUN, José Antonio Vargas narró su historia personal, con humildad, carisma, un buen sentido del humor y en busca de un cambio positivo.

Periodista filipino, José Antonio Vargas, narra su experiencia y presenta su campaña “Define American” en CSUN. Foto: Karla Henry/ El Nuevo Sol.

Periodista filipino, José Antonio Vargas, narra su experiencia y presenta su campaña “Define American” en CSUN. Foto: Karla Henry/ El Nuevo Sol.

Por VIRGINIA BULACIO
EL NUEVO SOL

Son estudiantes, médicos, abogados, ingenieros y periodistas. Son jornaleros, empleados en restaurantes, trabajadores en oficinas y hasta dueños de sus propios negocios. Son madres y padres, abuelos y tíos. Son familias enteras viviendo en Estados Unidos, trabajando día a día por hacer realidad sus sueños, para vivir tranquilamente en la sociedad, sin miedo al futuro y en busca de oportunidades.

José Antonio Vargas es uno de ellos. A través de su trabajo, él lucha por hacer realidad su sueño y el de muchos más. Vargas, periodista multimedia de origen filipino y ganador del Premio Pulitzer, compartió su experiencia cuando llegó por primera vez a Estados Unidos, habló sobre su carrera periodística y presentó su campaña “Define ‘estadounidense’” (“Define American”) en una conferencia en la Universidad Estatal de California, Northridge (CSUN).

La historia de Vargas es parecida a otras historias de inmigrantes que cruzaron fronteras y hasta océanos en búsqueda de oportunidades sin saber lo que les esperaba.

José Antonio Vargas firmando la portada de la revista TIME, donde publicó su artículo: “Somos estadounidenses” (We Are Americans). Foto: ©Virginia Bulacio/El Nuevo Sol.

José Antonio Vargas firmando la portada de la revista TIME, donde publicó su artículo: “Somos estadounidenses” (We Are Americans). Foto: ©Virginia Bulacio/El Nuevo Sol.

Sin olvidar su llegada a Estados Unidos, Vargas recordó cuando compartió su historia en un artículo publicado en The New York Times Magazine, titulado, “Mi vida como un inmigrante indocumentado” (My Life as an Undocumented Immgrant) donde él relata cuando su madre lo llevó al aeropuerto de Manila en 1993 y le presentó a una persona que Vargas nunca antes había conocido, y ella le dijo que ese hombre era su tío.

Vargas tenía 12 años cuando llegó a vivir a Mountain View, California, cerca de San Francisco, con su “Lolo y Lola” (abuelo y abuela). Él dice que su madre sólo quería que el tuviera una vida con mejores oportunidades. Vargas comenzó a adaptarse a su nueva vida y a sus 16 años trató de sacar la licencia de conducir como todos sus compañeros de secundaria, hasta que un agente del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) le dijo que su “tarjeta verde”, o permiso legal migratorio, era falsa.

“Pero sigo siendo un inmigrante indocumentado”, escribió Vargas en su artículo relatando su experiencia. “Y eso significa vivir en una realidad diferente. Significa pasar cada día con miedo de ser descubierto. Significa no contar casi nunca a nadie, ni siquiera a aquellos más cercanos, quién soy realmente. Significa mantener mis fotos de la familia en una caja de zapatos en vez de mostrar en las estanterías de mi casa, así mis amigos no preguntan por ellos”.

En la conferencia en CSUN, Vargas cuestionó, “¿Por qué la inmigración es siempre vista como un problema y no como una oportunidad?” También resaltó la importancia de charlar y analizar el tema de inmigración. Vargas subrayó en su charla con los estudiantes, activistas, miembros de Dreams To Be Heard y profesores de CSUN,  la importancia de cuestionar el papel que cada persona cumple con el tema de inmigración para crear un cambio eficaz y lograr una reforma migratoria.

“¿Por qué la inmigración es siempre vista como un problema y no como una oportunidad?” – José Antonio Vargas

José Antonio Vargas presenta “Define American” y comparte su experiencia con el público de CSUN. Foto: Karla Henry/ El Nuevo Sol.

José Antonio Vargas presenta “Define American” y comparte su experiencia con el público de CSUN. Foto: Karla Henry/ El Nuevo Sol.

Vargas fue muy claro al mencionar que su inspiración fue ver en la televisión a los estudiantes “soñadores” marchando desde la ciudad de Miami hasta Washington. Él señaló que admira las historias y el trabajo del movimiento estudiantil, lo cual lo llevó a tomar acción en el tema, fundando la campaña de la página web “Define estadounidense” (“Define American”)  con la idea de crear un diálogo educativo sobre inmigración.

Vargas comentó que el objetivo principal de “Define estadounidense” es compartir historias de estudiantes, trabajadores, padres y familias indocumentadas y expresar sus experiencias, con el propósito de lograr “arreglar el sistema de inmigración de Estados Unidos”.

Vargas también enfatizó el interés de utilizar las redes sociales como un puente para que las personas inmigrantes compartan sus historias a sus amistades y en las comunidades a través de estos medios.

Fundadoras de la organización “Madres de los soñadores” (DREAMers’ MOMS): Alejandra Saucedo (izquierda) y María Kennedy. Foto cortesía de ©Antonella Sanchez/2013.

Fundadoras de la organización “Madres de los soñadores” (DREAMers’ MOMS): Alejandra Saucedo (izquierda) y María Kennedy. Foto cortesía de ©Antonella Sanchez/2013.

“Hay un grupo en Facebook que se llama ‘Madres de los soñadores’ (DREAMers’ MOMS), ellas son madres de estudiantes indocumentados que se reúnen y también quieren compartir sus historias”, explicó Vargas. “¿Puedes imaginarte, al rededor de 50 madres en una sala compartiendo sus historias sobre lo que significa para ellas estar aquí y el impacto que fue para sus hijos cuando ellos se enteraron que son indocumentados?”

Esta organización, “Madres de los soñadores” (DREAMers’ MOMS), fue fundada por dos madres: Alejandra Saucedo y María Kennedy, ambas nacidas en Argentina, quienes comenzaron como voluntarias en clínicas gratis de Acción Diferida en el sur de la Florida. Desde ese entonces, creció su interés por trabajar juntas y conocer, a través de redes sociales, a otras madres en otros estados.

“La organización está formada por madres de estudiantes indocumentados en apoyo al esfuerzo que los estudiantes vienen tratando por años para conseguir un status legal en Estados Unidos”, menciona Saucedo. “Y nosotras, nos unimos a su lucha en una sola voz por un cambio en el sistema migratorio”.

Este grupo de madres realizan talleres para ayudar a los estudiantes y también comparten información con otros padres para que conozcan sus derechos como inmigrantes. La misión de estas madres es trabajar para una reforma migratoria y “frenar las deportaciones para mantener las familias unidas”.

Las “Madres de los soñadores” están trabajando en su próximo evento e invitan a padres y estudiantes del Sur de Florida para juntarse en Miami Beach para formar con personas acostadas sobre la arena las palabras “Reforma Migratoria”.

Las “Madres de los soñadores” y José Antonio Vargas tienen persistencia y empeño en su trabajo. Vargas se ha ganado el respeto y la confianza de las personas que trabajan junto a él y el de miles de estudiantes y familias que acuden a él para consejos o simplemente para compartir sus historias.

“Las acciones son ‘ilegales’; las personas no. Ningún ser humano es ‘ilegal’”, enfatizó Vargas.